Encuentra tu propósito de vida

Hoy hice mucha reflexión sobre la causa de llevar casi 30 años esforzándome por superarme y empezar a ver resultados hasta ahora. Haciendo memoria, descubrí cómo fue cambiando mi objetivo y propósito de vida. Cuando decidí meterme de lleno en esta aventura, estaba triste y deprimido, esperanzado en cumplir el objetivo más común de la humanidad “Ser Feliz”, por lo tanto mi primera conclusión fue eliminar esos sentimientos de tristeza y reemplazarlos por sentimientos felices, y para poder hacer eso analice las causas de mi depresión, que básicamente eran mis problemas, evidentemente los problemas no desaparecen, siempre van a existir, solo van cambiando, no están bajo nuestro control, por lo tanto esa lucha iba a ser una pelea sin sentido, entonces me sumergí en las emociones, las cuales si se pueden controlar, y aquí estuvo mi error, porque para mi, el control de la emoción, implicaba que podía desaparecer las sensaciones desagradables.

Lo intenté durante años con resultados muy pobres, no lograba desaparecer o cambiar mis emociones, por más meditación, pensamientos positivos, estar presente y cualquier otra técnica, las sensaciones ahí estaban. Sin embargo nunca claudiqué, insistí e investigué lo más que pude. Hace 2 años, en mi terapia, mi psicólogo me dijo que nunca iba a poder cambiar eso. Fue un golpe durísimo, esa batalla parecía sin sentido; al final me dijo: “Lo importante no es cambiar esa emoción, sino aceptarla, y poder seguir avanzando, que no te detenga”.

La estrategia

Lo que hice fue cambiar la estrategia, y ver la forma de aceptar tanto las situaciones, como las emociones y sensaciones que se producen. Y para mi lo más importante, tomar una acción. Que me sucedía antes, al aparecer la emoción enfocaba mi energía en cambiarla, por ejemplo si me sentía ansioso, hacía meditación, enfocaba mi mente en ser positivo, trataba de estar presente, bloqueaba pensamientos negativos, podía estar minutos u horas así, obviamente nunca iba a desaparecer la ansiedad. Ahora que hago, si estoy ansioso; primero medito, me ayuda a controlarme, pero no espero desaparezca la emoción, luego me enfoco en lo que depende de mi y puedo hacer para resolver lo que me está generando la ansiedad, y lo planteo de forma positiva, esto hace que por unos instantes me sienta mejor, pero ya sé que volverá la sensación de ansiedad, solo que cuando reaparece, no trato de bloquearla o pensar otra cosa, la reconozco, la acepto y sigo mi plan, no la alimento con malos pensamientos o expectativas negativas o positivas, simplemente se que está ahí, y sigo con mi vida. La emoción podrá reaparecer, y hago exactamente lo mismo. Me di cuenta que al final termino enfocando mi atención y energía no a la emoción sino a mi presente y a disfrutar lo que estoy viviendo y entonces el resultado es, que mi día, se define por un todo y no por una emoción que estuve intentando cambiar durante todo el día.

No es nada fácil, en mi caso, mi instinto automáticamente intenta enfocarse en las emociones, las alimenta, si bien con intenciones positivas, pero les presta atención. La clave es enfocar tu atención en acciones, no en las emociones, las acciones son el presente, lo que puedes hacer hoy en este momento e intenta disfrutar.

Acción

Otro error que cometía constantemente era depositar mi futuro en falsas esperanzas positivas. En el momento daba gran resultado, pero al final si el resultado no se daba, la sensación era 10 veces peor. Creía que solamente con ser positivo, todo iba a cambiar, eso no funciona así. Para mi el ser positivo va acompañado de acción y de aceptación, en el orden que gusten, pero siempre cuando algo sale mal, hay que aceptar el resultado y tomar una acción, aunque esta última sea no hacer nada. Esto es hacerte responsable de lo que sucede en tu vida, no puedes cambiar el pasado, y no dejes que tu pasado te defina, usa tu pasado como una mochila llena de herramientas para tomar acciones en el presente, con esperanza de que tu futuro será mejor. Y te anticipo, habrá ocasiones en que todo saldrá bien o mejor de lo que esperabas, y habrás otras que sucederá lo contrario, y ahí es donde te pruebas, y donde tienes que hacerlo de nuevo, Aceptar, Tomar acción y Tener fé que el resultado será mejor.

Último consejo, nunca desistas, insiste e insiste, valora cada mejoría, y verás que con el tiempo cuando mires hacia atrás, verás que te conviertes cada día en una mejor versión de ti.

La clave es enfocar tu atención en acciones, no en las emociones, e insistir

Ahora mi propósito de vida cambió, ya no es ser felíz, simplemente es: “Ser una mejor persona conforme avanzo en mi vida, cada vez que mire hacia atrás sentirme orgulloso de quien soy, en quien me he convertido. Ser un ejemplo de bien y valor agregado al mundo.”

5 comentarios sobre “Encuentra tu propósito de vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: