Sirve de algo preocuparse?

La preocupación

La preocupación por definición es: Producir Intranquilidad , temor, angustia o inquietud .La primer pregunta que hay que hacernos es: qué beneficio obtenemos de toda la angustia e inquietud que nos genera la preocupación?. Y la respuesta es muy simple, no obtenemos ningún beneficio, al contrario, nos roba espacio de la mente y tiempo valioso para ser realmente productivos. A día de hoy la preocupación no ha generado ningún valor en toda la historia del mundo. Solo existe en nuestra mente. Y desde mi perspectiva la preocupación consiste en imaginar cosas que no sabremos si van a pasar. Aquí en Este link un estudio de la Universidad de Pensilvania muestra que el 90.4% de las veces que imaginamos consecuencias negativas, estas nunca suceden. Por lo tanto para que te preocupas, y estoy seguro que si el tiempo que le dedicamos a la preocupación se lo dedicáramos a encontrar la solución a lo que nos angustia, seguramente el 100% de las veces no sucedería lo que pensamos.

No perdamos el tiempo intentando adivinar que va a pasar, si algo nos angustia, enfoquemos nuestra energía en encontrar una solución. Eso no significa que siempre todo salga como esperamos, pero al menos, en mi caso, independientemente del resultado, termino sintiéndome muy orgulloso del esfuerzo, y la gran mayoría de las veces los resultados son muy positivos y siempre menos catastróficos de lo que pude imaginar. Este ejercicio de enfocarse en acciones para resolver o afrontar nuestra angustia nos agrega mucho valor y nos hace productivos.

La justificación perfecta

Otro absurdo de la preocupación es el desperdiciar energía en cosas que aún no suceden. Es decir usamos nuestro momento presente en cuestiones imaginarias, y el momento presente es lo único que tenemos, por que no mejor usar el momento presente para arreglar lo que nos angustia?. La respuesta es: Por comodidad; es más fácil justificar la inacción argumentando nuestra preocupación, angustia, nuestra postura de víctima, lo cual es bien visto por la sociedad. Por ejemplo: No tengo suficiente dinero para pagar la escuela de mis hijos, y eso me preocupa, así que mi reacción puede ser buscar una solución, o mostrar y expresar toda la angustia que siento para que la gente se apiade de mi, lo cual va a suceder porque tristemente la sociedad reconoce y premia la angustia, cuantas veces no escuchamos “Pobrecito se quedó sin trabajo”, “Uy que lástima, se enfermó”, etc. Por lo tanto tenemos la justificación perfecta para no actuar, y a pesar de eso seamos reconocidos por nuestra comunidad. Es la salida más sencilla y creo que todos la hemos tomado alguna vez. Pero aquí no estamos para fomentar esto, al contrario, nuestra postura debe ser de acción y esperando resultados positivos, llevamos las de ganar, ya que 90.4% de las veces serán resultados mejores de lo esperado.

Entonces tenemos 2 caminos a elegir, el de víctima que como ya vimos y demostramos, no sirve de nada, y el de la acción positiva, que nos dará control de la situación y nos llenará de orgullo, y nos evitará desperdiciar nuestro tiempo en imaginar cosas que no traen nada bueno para nuestra vida.

Situaciones fuera de nuestro alcance

Ahora, que sucede cuando la angustia proviene de situaciones fuera de nuestro alcance, y donde a pesar de que nos esforcemos, no podemos hacer nada. Yo les pregunto ¿Si no puedes hacer nada, entonces la preocupación te va a solucionar la angustia?, reflexionen y verán que de nada sirve, al contrario, solamente vas a desperdiciar tu presente con emociones negativas y demás. La clave en estos casos es trabajar en el presente para superar la causa de nuestra angustia, darle vuelta a la página y seguir. Les platico mi experiencia el fin de semana pasado. Cada mes tengo que presentar resultados de mi Unidad de Negocios ante el Consejo Directivo. este mes de junio terminé con un 56% de cumplimiento, es decir reprobado. El fin de semana ya no había mucho que hacer sólo esperar. Esto me generó angustia, pero hice una reflexión y en verdad se hizo un gran esfuerzo y la situación con la Pandemia no está fácil. Al terminar la reflexión me sentí orgulloso del esfuerzo que hice, tomé la decisión de que mi fin de semana no iba a estar lleno de angustia por algo que iba a suceder hasta el martes y que además no podía predecir la reacción del consejo. Hoy jueves me siento aún más orgulloso, ya que disfruté mi fin de semana, acepté mi situación de junio y decidí replantear una nueva estrategia para el mes de julio con base en lo que funcionó en junio y cambios que podíamos hacer en conjunto con mi equipo de trabajo, espero que funcione y una vez más pondré todo mi esfuerzo, es lo más que puedo hacer. Esto me hace sentir satisfecho.

Conclusión

Conclusión, la preocupación es un cero a la izquierda, no suma, no agrega valor, y al contrario nos resta energía y espacio mental para realmente ser productivos o para aceptar nuestra situación y trabajar en superarla.

7 comentarios sobre “Sirve de algo preocuparse?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: