La Paciencia

La paciencia es una virtud que todos pedimos, deseamos, pero que poco cultivamos, siempre estamos a la espera de que por mandato divino seamos pacientes. “Señor dame paciencia”.

La Frustración

El mundo actual privilegia la falta de paciencia, es decir, todo gira al rededor del resultado inmediato, tu trabajo, tus satis factores, los resultados, cada respuesta que estamos esperando, la queremos ya, de lo contrario somos tachados de ineficientes, de poco productivos, etc. La realidad del mundo se basa en tu capacidad para dar resultados, y estos deben ser inmediatos. La productividad rige nuestras vidas, hay que generar, hay que agregar valor, hay que ser mejores, y todo esto genera una fuerte carga emocional. No procuramos una cultura de paciencia, desde pequeños, y sobretodo nuestros hijos quieren todo ya. Y la vida no es así, la vida fluye a través del tiempo, con sus ritmos, procesos , y momentos, y cada uno de ellos contiene infinidad de satisfactores, que por estar impacientes en obtener los resultados, dejamos a un lado y nos perdemos de momentos increíbles. En mi caso cada vez que regreso del trabajo a mi casa, tengo la fortuna de ver atardeceres realmente hermosos, pero poca veces le presto la atención que se merece. Por venir pensando en circunstancias del trabajo, de la casa o incluso de uno mismo, de pronto me pierdo en mis pensamientos; cuando me doy cuenta, trato de respirar profundo detener mi mente un instante y disfrutar lo que mis ojos ven. Recordemos la subjetividad de la vida y de las sorpresas que nos tiene preparadas.

¿Cómo cultivar la Paciencia?

Como comentamos al principio del post, pedimos a la naturaleza y al ser divino la virtud de la paciencia, creo que deberíamos preguntarnos mejor, ¿Qué hacer para ser más pacientes?, no solamente pedirle al Creador que nos ayude con este tema, hay que tomar acciones, hacer lo necesario , para mejorar esa virtud. El primer paso es estar conscientes de los momentos en que perdemos la paciencia, lo cual es muy difícil, para esto, es muy necesario practicar mindfullnes y meditación. La respiración profunda ayuda de manera ejemplar, sigue estos pasos:

  • Coloca tu pecho hacia delante, relaja los hombros y descansa la mirada.
  • Ahora coloca una mano sobre tu pecho y la otra en el abdomen.
  • Inspira de forma lenta y profunda a lo largo de 4 segundos.
  • Cuando lo hagas, debes percibir cómo la mano del abdomen se eleva mucho más que la mano que está sobre el pecho. 
  • Retén ese aire durante 5 segundos para después, exhalar de forma sonora a lo largo de 7 segundos.

Empieza con este ritmo, a medida que lo controles puedes ir ajustando los tiempos para conseguir de media 10 respiraciones en un minuto.

Una vez que lo consigas abras disminuido tu frecuencia cardíaca y estarás más tranquilo. Suena fácil, pero no lo es, la clave radica en tomar la decisión de respirar en el momento justo que sentimos explotar. Si logramos practicar lo suficiente, lo vamos a lograr, y verá como tu vida cambia, los beneficios de ser paciente son enormes, te permite ver desde otra perspectiva cada situación, te permite no generar mucho dolor con reacciones impulsivas, te permite generar ideas nuevas con cabeza fría, te permite ser más compasivo, ser más empático, uffffff, podemos mencionar un sin número de benficios. Te invito a intentar ser más consciente de cada momento y de hacer este ejercicio de respiración en los momentos críticos, haz meditación todos los días, aunque sea 10 minutos, y veras cambio formidables en tu salud física y emocional. Sobretdo eliminaras mucho sufrimiento e instaisfacciones.

La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.”

-Immanuel Kant-

El Aquí y el ahora

La paciencia es la principal herramienta para estar presentes, para vivir el momento, no el futuro, ni el pasado, vivir el momento, disfrutar de la subjetividad de la vida. Cuantos veces no hemos hablado del daño que nos hace el pensar y vivir en el futuro y que preocuparse no sirve de nada. Hay que trabajar mucho el estar presentes la mayor parte del tiempo, de intentar e intentar ser lo más conscientes posible.

Para cultivar la paciencia, es necesario bajar el ritmo, centrarnos en el presente y vivirlo conscientemente. Manteniendo la seguridad y tranquilidad de que habrá un futuro, siempre que lo acompañemos de buenas prácticas saludables y buenas actitudes.

La paciencia nos permite vivir la vida desde la actividad paciente. Nos ponemos en marcha, seguimos avanzando y acompañamos la vida, ajustándonos al momento y al ritmo de la misma. Se trata de no pretender que sea de otra manera, sino de saber esperar y mantener la calma, para que las cosas ocurran cuando tengan que ocurrir. No se trata de sentarse a esperar a que mágicamente las cosas se resuelvan, no, es hacer lo que nos toca y evaluar el resultado, un bebe lleva 9 meses de gestación, no podemos esperar o tratar que nazca en 2 meses, así no funciona. Por tanto toma acciones, toma decisiones y espera el mejor resultado. Cómo dice mi jefe “No corras dentro del tren”.

2 comentarios sobre “La Paciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: