Ser padre

En este Día del padre escribiré sobre lo que implica para mi ser papá, sobre lo que me ha enseñado mi hijo, y algunas enseñanzas de mi padre. El criar y educar a un hijo es tarea apasionante, desde el día 1 que tuve que cambiar mi primer pañal fue una tarea que aprecié bastante. Como no iba a ser de esa manera si “Criar un hijo sano” es parte de mi propósito de vida y de la definición de éxito que profeso. Mi hijo tiene 8 años y he aprendido muchas cosas de él. En resumen me ha hecho una mejor persona de lo que alguna vez pude imaginar podría aportar a mi crecimiento personal una criatura de esa edad , y en tan poco tiempo. Le estoy plenamente agradecido y se lo repito constantemente.

Entremos en materia. Ser padre es una tarea titánica, te cuestionas constantemente si lo qué haces es lo correcto. En la actualidad existen tantas teorías sobre cómo educar un hijo que te vuelves loco, que no puedes ser duro, porque afectas la autoestima, ni muy blando porque no los preparas para afrontar la vida, que no les grites, mejor educa desde el punto positivo, etc. Mi conclusión es que la mejor forma es mostrar con el ejemplo como ser una persona de bien. Darles todo el amor y te aseguro que no te vas a equivocar, todos podemos cometer errores, pero si algo he aprendido es que también hay que saber pedir perdón y eso es bien importante con los hijos, si te equivocas con tu hijo, pídele perdón. Así he funcionado con mis dos hijos, y al día de hoy me siento muy satisfecho de las personas en que se están convirtiendo. Me siento muy orgulloso del padre que soy.

La primera lección de mi hijo

Una de las primeras lecciones de mi hijo, fue cuando tenía 2 años, y regresamos de unas vacaciones. Después de una semana de relajación donde te desconectas de cierta manera de tus obligaciones laborales, muchas veces en vez de recargar energía, sucede lo contrario, entras en una depresión.

Esto se llama Síndrome post vacacional , en el link podrás ver consejos de cómo sobrellevarlo. En mi caso regresé con el síndrome con muchos pendientes y situaciones a resolver en el trabajo. Estaba realmente estresado, y recuerdo perfectamente estar en una llamada de trabajo en la sala de mi casa, haciendo corajes, y ver a mi hijo sonreír, jugando con una caja de cartón, realmente feliz. Me hizo reflexionar mucho, por una lado yo extrañaba la playa, y muchas otras cosas, cometí el error de poner mi atención en lo que tuve y ya no tenia; en cambio mi hijo me mostró a los 2 años que puede ser feliz con lo que tienes y que para eso debes enfocar tus pensamientos en ser agradecido por lo que has logrado en tu vida. Todos tenemos algo que agradecer y que disfrutar, aunque sea una caja de cartón, desde la perspectiva adecuada, siendo agradecidos, y sobretodo estando conscientes, podemos ser felices con nuestra caja de cartón, si ponemos atención, todos tenemos muchas cajas de cartón para ser felices. Una taza de café, un buen libro, una comida en familia, amigos, Dios, hacer ejercicio, etc.

Muchas gracias a mi hijo por ser quien es y por enseñarme tanto, lo amo con toda mi alma, y ayer me dio otro gran regalo; le pregunté qué era lo que lo hacía más feliz y su respuesta fue “jugar con papá”. Que gran responsabilidad, y que gran respuesta. A sus 8 años, me sigue demostrando que no necesita nada material para ser feliz, solo a su padre dedicándole tiempo de calidad.

Mi padre

Mi papá fue un gran ejemplo de trabajo, de amor, y de responsabilidad. Le estoy muy agradecido, sin embargo tengo un issue con él, que mi terapeuta identificó, del cual yo desconocía totalmente, y que trata sobre vivir a la sombra de mi papá; del cual soy totalmente responsable, y me corresponde salir adelante solo a mi. Trabajé con él 13 años, y durante muchos años fui el hijo del ingeniero, me costó mucho trabajo lograr mi propia trayectoria, cosa que, hasta que dejé de trabajar con él, pude comenzar a superar, es más hasta la fecha tengo secuelas, lo sigo trabajando. Me mudé de ciudad para poder construir mi propia reputación, y aún me cuesta trabajo no ver a mi papá como tal, y no como un compañero de trabajo. Lo amo y llevamos muy buena relación, mis hijos lo adoran también y espero pronto pueda cerrar ese tema.

Cómo creer en uno mismo

Cree en ti

Hace poco en la empresa donde trabajo, como parte de los programas de liderazgo nos hacen cada cierto tiempo una Evaluación 360, en donde básicamente te hacen un diagnóstico de tu desempeño como líder con base en las opiniones y evaluaciones propias, y de tus subordinados, compañeros en puesto de responsabilidad similar, clientes internos y tus superiores. Suele ser un método muy utilizado y aunque tiene sus limitantes, como por ejemplo, las opiniones pierden mucha objetividad cuando entre quien califica y el calificado existen momentos de tensión o sucesos que puedan hacer querer dañar o al contrario ayudar al sujeto en cuestión, sin ser objetivos, es un elemento que brinda mucha información al líder de cómo mejorar sus habilidades y donde trabajar en concreto para superar esas áreas de oportunidad que todos tenemos.

Pues bueno en una de mis primeras evaluaciones 360, obtuve una de las mejores calificaciones en la compañía, cuando llegó el momento de que el asesor me diera la retroalimentación, me llevé una gran sorpresa.

“Si no me exijo más que los demás, no voy a mejorar”.

Es decir, todos pensaban que hacía mejor mi trabajo de lo que yo mismo pensaba, mi percepción era que no estaba dando el resultado adecuado y debía esforzarme más. Cuando el asesor me cuestiona sobre esto, mi respuesta fue la más obvia: “Si no me exijo más que los demás, no voy a mejorar”. Su respuesta me cayó como un bote de agua helada, me dijo “No es así, la realidad es que tú no te la crees, y mientras no te la creas, jamás vas a poder crecer en una organización “. Su respuesta fue completamente acertada. No estaba siendo honesto conmigo mismo, me escudaba en el argumento de exigirme, cuando en realidad en el fondo me daba miedo tomar acción y sobresalir. Es muy simple, cuando alguien llegaba a felicitarme por un buen trabajo, en vez de celebrarlo y sentirme orgulloso, yo decía, “no es un buen trabajo, falta mejorar”, y buscaba ese elemento que siempre existe, y que falta para alcanzar la perfección; me reprochaba por eso, y me hacía creer a mi mismo que no podía escalar en la organización hasta alcanzar la perfección. La consecuencias de esto me generaban inseguridad, no me sentía capaz y me hacía falta mucha confianza en mi mismo. En mi mente a pesar de que leía mucha autoayuda y sabía que no era el camino adecuado, mi mente y mis emociones me dominaban, era un círculo vicioso.

Mi decisión

Tomé la decisión de cambiar de rumbo, de confrontar mi miedo. No ha sido fácil, sin embargo, ha valido la pena. Les platico lo que hasta el día de hoy me ha funcionado. Primero que nada la meditación (recomiendo la siguiente Aplicación), ademas de ayudar a no enfocarme en mis pensamientos negativos, me ayuda a estar consciente, darme cuenta de lo que pasa en mi cabeza. Si algún pensamiento me genera un malestar o sensación desagradable, evalúo si puedo obtener algo de valor en mi vida a raíz de ese pensamiento, es decir, pensamientos de ansiedad nunca traen consigo cosas buenas, de que te sirve pensar en consecuencias catastróficas de algo que no ha pasado?, no sirve de nada, en vez de eso me enfoco en soluciones, hago una lista de cómo puedo resolver el problema.

Como cambiar pensamientos negativos a positivo

Aclaró que los resultados no son de la noche a la mañana, y muchas veces mis pensamientos negativos regresan, mi mente se vuelve a enfocar en las consecuencias del problema, así está entrenado nuestro cerebro, así nos educaron. Por eso la importancia estar presente, de ser consciente de nuestras emociones para evaluar si nos están generando un beneficio. En el momento que detectó que mis pensamientos me generan emociones desagradables, no los bloqueo, me enfoco en lo que mi cuerpo siente, no en el pensamiento. Posteriormente vuelvo a enfocarme en cómo resolver, si llegó a un punto en el que sólo le estoy dando vueltas al asunto y ya no estoy obteniendo ideas nuevas, dejo el asunto de un lado y enfoco mi mente en otras cosas. Aquí uso un tip de mi terapista, LAS CANASTAS.

Las Canastas

Tu vida se compone de Canastas,(Entrada de blog con explicación ), así como en la película intensamente, que existen en nuestra mente varías islas, yo les llamo canastas, la canasta del trabajo, de la familia, de los amigos, de la salud, del amor, etc. No puedes dedicarle todo el tiempo tu energía a una sola canasta. Cuando una canasta te consume mucho, lo mejor es ser espontáneo y dedicar tu enfoque y energía a otra canasta. De esta forma tu cerebro se distrae y créeme que te hará sentir mejor, además de que esa relajación generará nuevas ideas para resolver la situación que te aqueja en otra canasta.

Diario de logros

Manejo tres diarios, el de agradecimiento, el de logros del día y el de logros pasados.

Diario de logros del dia

Aquí escribo un logro del día, puede ser desde algún objetivo laboral, hasta algo que pudiera parecer insignificante, pero en realidad no lo es, cada pequeño logro es fundamental en el crecimiento de nuestra autoestima y básico para creer en nosotros mismo y de lo que somos capaces, por ejemplo, hoy no me deje llevar por un pensamiento negativo al menos 5 minutos, es un gran logro, para quien todo el tiempo es pesimista, el punto es tratar de que la próxima vez sean 7 minutos y si lo logras, ya tienes otro elemento para escribir en tu diario. Al principio podrá parecer difícil, pero ya que te acostumbras es muy reconfortante. Aquí les dejo un link de una Herramienta que puede ser útil la primera vez Árbol de logros.

Lo más interesante de este ejercicio es cuando después de un tiempo regresas a leer lo que has escrito, y te das cuenta de lo que has crecido, y de cosas que puedes lograr, te sientes realmente bien.

Diario de logros pasados

Este diario es sobre logros de hace tiempo, desde aprender a caminar a hablar, andar en bici, etc. Es mágico recordar todo lo que has hecho en el transcurso de tu vida, es súper reconfortante. Aquí aún es más importante no despreciar el pequeño logro, al contrario, cada pequeño paso en la dirección adecuada abona a alcanzar tu propósito de vida. Cuando escribo este diario, al final siempre me siento agradecido. Aquí dejo otro link del por qué es importante considerar los Pequeños logros

La conclusión

La conclusión es simple, tienes todos los elementos necesarios para sentirte capaz, y si te sientes capaz, lo vas a lograr, esta comprobado que si lo crees lo conseguirás. Pero partes de que tu mente está convencida y esto va a generar buenos pensamientos, que se traducen en buenas acciones, que se traducen tarde que temprano en buenos resultados. Cada pequeña acción abona, no lo olvides todos somos capaces, solo basta creer en nosotros y sentirnos capaces. E insisto, no se da de un día a otro, hay que trabajar y trabajar en nosotros mismos todos los días y estar orgullosos de ello.

Saludos

Baja autoestima

Como ser uno mismo

Hoy les contaré una historia, algo que me sucedió hace 10 años, y que fue una de las experiencias más desagradables, así como uno de los periodos donde puedo decir sufrí mucho. Pertenecía a una agrupación empresarial, en donde además de mi negocio participaba activamente como tesorero. Quien era el presidente quiso utilizar la agrupación para pretender un puesto político. Claro que esta situación no gusto a los agremiados (incluyéndome) y nos lanzamos con todo a destituir a esta persona, para poder hacer esto la estrategia implicaba hablar mal de las cuentas, y por obvias razones yo iba a salir afectado y así fue. Me costó mucho trabajo superar este periodo, no dormía, y mi cabeza estaba llena de pensamientos negativos, pensando las peores consecuencias. Al final salí fortalecido de este periodo. Lo importante fue que esta situación me llevo a ir a terapia.

Mi primera sesión básicamente consistió en contar mi historia de vida muy resumida, con lo que yo consideraba mis mayores traumas. La psicóloga escuchó y al final me recomendó este cuento de Milan Kundera El falso autostop

Pude sacar muchas conclusiones, pero básicamente la psicóloga descubrió mis problemas de identidad. Parece sencillo, pero en el fondo todos sabemos que la mayoría de las veces no mostramos nuestra verdadera cara, nos escondemos detrás de poses, actitudes, historias, creencias y normas sociales. Todo basado en la percepción que tenemos de nosotros mismos, de cómo queremos que nos vean, de lo que queremos proyectar cómo personas que se comportan adecuadamente en una sociedad, que espera de tí siempre estar en la cima del éxito. Es decir, buscamos encajar al 100%, en los modelos aceptados socialmente, tanto en la parte física, como en la personalidad, un ejemplo clarísimo es Tony Stark (Mi esposa considera uno de los hombres perfectos), y como ese hay miles ejemplos. Y bueno en el fondo quien no quisiera ser Tony Stark. Pero la realidad es que somos quien somos, con nuestras virtudes y áreas de oportunidad, en nuestro ambiente, bajo nuestras circunstancias y no tendríamos por qué sentir temor de mostrarnos cual somos en realidad, pero nos da pavor salir lastimados, nos avergonzamos de muchas cosas que pensamos podrían ser mal vistas por los demás, le damos el poder, al colectivo de nuestra propia personalidad. Suena horroroso pero es la verdad, todo mundo en mayor o menor medida lo hace.

No se trata de ir por la vida haciendo lo que uno le plazca sin importar las consecuencias, aguas, no va por ahí el tema. Vivimos en una sociedad y hay que respetar ciertas reglas de convivencia, pero hasta ahí. Algunas reglas cambian de lugar en lugar y hay muchas costumbres diferentes en otros lados, así que el mundo es muy grande como para limitarnos a donde pensamos nos tocó vivir. Por lo tanto esa no es una limitante.

La limitante mas fuerte, una vez más, está en nuestra mente, nos dejamos llevar por prejuicios, por ideas que están en nuestra cabeza, que simplemente son percepciones como estas: ¿Que van a pensar de mi?, ¿Me va a dejar?, ¿Estaré solo el resto de mi vida?, ¿Y si me despiden?, ¿Pensarán que soy estúpido?, ¡Dejaran de hablarme?, etc. Hay veces que analizamos una situación de más, nos gusta controlalo todo y saber con certeza lo que va a suceder, para no asumir riesgos, sin embargo como lo vimos en un post anterior Expande tu zona de confort vale la pena correr riesgos. No dejemos que nuestra mente nos lleve a lugares que no existen, imaginarios, y que además son desagradables, por que no pensar en: «Lo voy hacer, por que lo considero una buena idea, tal vez funcione o tal vez no, pero es mi decisión y creo que es lo mejor» en vez de: ¿Y si me despiden?. Es un planteamiento completamente diferente, donde tú asumes la responsabilidad de tus acciones, con base en lo que consideras lo más adecuado. Para quienes tenemos baja autoestima implica mucho valor, creer en nosotros, soportar emociones desagradables, luchar contra tu yo interno, es una batalla, pero yo te digo, Solo hazlo, una vez, e independietemente del resultado, reflexiona en como te sientes tú por haber vencido tu miedo, como te sientes por haber creído en ti, no cometas el error de juzgarte por el resultado, no, siente la felicidad y la satisfacción de lograr vencer un miedo.

Al final todo esto es practica y entrenamiento, ser persistente, no bajar la guardia y si recaemos, levantarnos y seguir insistiendo. La mente es un músculo, y hay que trabajar para fortalecerlo, hay muchas herramientas, a mi me funciona la meditación para estar consciente y poder darme cuenta e identificar los momentos en los que mis pensamientos no agregan valor, y en ese momento dejo de alimentarlos, no los bloqueo, porque eso te va a generar ansiedad, simplemente no pienso en resultados negativos. Como todo, a veces puedo, a veces no, sin embargo, si les aseguro, que cada vez se inclina más la balanza a los temas positivos.

Para mi lo más importante es , y ha sido, la insistencia. Un ejemplo, después de una conferencia motivaciónal, todos nos sentimos muy inspirados, fuertes, animados, etc. A los dos días que nos sucede, el día a día nos envuelve, recaemos en prácticas comunes en nuestra vida, qué pasa con lo que aprendimos dos días antes?, la respuesta es: Dejamos de intentar, queremos resultados inmediatos, queremos la vía fácil, y créanme que superar una baja autoestima, te va a llevar tiempo, mucho trabajo, luchas internas, valor para enfrentar miedos, pero cada paso valdrá la pena. Hay que estar muy al pendiente de cualquier paso hacia adelante, para celebrarlo, compárate con tu yo de hace 2 años, de hace 5 años y ver que eres mejor, que te valoras un poco más, que reconoces tus logros, y darse cuenta de lo mucho que has avanzado en términos de autoestima, autoconfianza, y seguridad vale toda la pena.

Expandir tu zona de Confort

Que es la zona de confort

En psicología la zona de confort se refiere a un estado mental donde la persona utiliza conductas de evasión del miedo y la ansiedad en su vida diaria, utilizando un comportamiento rutinario para conseguir un rendimiento constante sin asumir ningún riesgo, es decir, con el “piloto automático”. Este es el estilo de liderazgo común, donde las acciones diarias están basadas en lo que te ha dado resultado históricamente, acciones repetidas, sobre resultados esperados, es decir, tu plan de acción se basa en lo que sabes hacer y has hecho mucho tiempo (Experiencia), para obtener un resultado que de antemano sabes que puedes lograr.

En realidad así funciona gran parte del mundo, pero por que no, intentar correr riesgos, salir de tu zona de confort, hacer algo diferente para obtener mejores resultados, es ser disruptivo, pensar fuera de la caja, cambiar tu mente de la certeza al descubrimiento.

De la certeza al descubrimiento

El primer paso para salir de tu zona de confort implica confrontar tus miedos. Lo que sucede en el día a día es que la mayoría de las veces pasamos de la zona de confort a la zona de miedo cuando las circunstancias nos mueven a ello, es decir, cuando resolver una situación nos obliga a hacer algo que no estamos familiarizados. Por eso es que nuestros problemas y obstáculos nos hacen crecer. Cada vez que sales de tu zona de confort creces. Por lo tanto una forma de crecer es buscar salir de tu zona de confort, o más bien expandirla, de forma consciente. Es decir no te esperes a que explote un problema para moverte, no te esperes a que la realidad te alcance para buscar una solución. Se dice fácil, pero es muy difícil, en mi caso particular no me considero alguien que expanda su zona, sigo trabajando día a día, y para eso, estar consciente es una herramienta muy eficaz, te permite detectar los momentos en donde tienes la oportunidad de expandir tu zona. Y mi lema es pasar de la certeza al descubrimiento, por lo tanto cuando identifico el momento doy un paso hacía adelante para expandir mi zona de confort.Un paso aunque sea pequeño. Por ejemplo. Hoy termina mi jornada laboral y se presenta un problema con unos pagos, que requieren que haga varias llamadas, las cuales no me siento cómodo en hacerlas, sería muy fácil decir, venga, mañana lo hago y procastinar. Al contrario dije es un momento de expandir mi zona e hice las llamadas. Para mi ya es un pequeño paso hacia adelante, pudiera parecer simplista, pero en realidad no lo es.

Aprendizaje

Una vez cruzando la etapa de miedo, viene el aprendizaje, la reflexión, en ocasiones el cruzar esa franja de miedo nos asusta y pensamos lo peor, y la realidad, muchas veces es menos doloroso de lo que pensábamos, otras no. Por lo tanto el aprendizaje no es fácil, pero es una etapa crucial, aquí es donde capitalizas el esfuerzo por afrontar el miedo y te das cuenta del beneficio que genera el haber afrontado un miedo, simplemente e independientemente del resultado, te sentirás mejor por el simple hecho de haberlo hecho. Pero la reflexión es indispensable, ese diálogo interior para darse cuenta y estar consciente de que creciste como persona, tomaste una acción en virtud de superarte y eso es muy satisfactorio y sobretodo requiere de mucho valor.

Que sucede cuando salimos de la zona obligados por las circunstancias; nos brincamos la etapa de aprendizaje y nos vamos directo a la realización o fracaso, y no capitalizamos nuestro esfuerzo,muchas veces, al contrario, al no ser una experiencia agradable lo bloqueamos y nos olvidamos de lo fuerte, valientes y capaces que somos, generando en nosotros sentimientos de inseguridad y baja autoestima. Si consideras que tienes baja autoestima , realiza el siguiente ejercicio: Enlista 10 logros en tu vida, por mas mínimos que sean, aprende a nadar, andar en bici, ir a la escuela, levantarme temprano, educar buenos hijos, ser un buen hijo,etc. Al principio no será fácil pero después de un rato verás que fluyen. Una de mis actividades diarias es escribir y recordar un éxito pasado, verán que increíble es recordar todo lo que has superado. Cual es la clave, no te compares, ni a ti, ni tus éxitos y logros con los de los demás, no cometas ese grave error, todos somos diferentes y siempre habrá personas mejores y peores, por lo tanto no ganas nada comparándote con los demás, pero si compárate contigo mismo, y verás como te conviertes cada día en una mejor persona.

Pasar de la certeza al descubrimiento, implica riesgos, pero vale la pena.

Realización

La última etapa, fracaso o realización. La realización se explica sola, un éxito concluirá en una mayor autoestima. El fracaso será muy triste si no se aprovecha el aprendizaje, ya que al no estar consciente de que el proceso por el que pasamos fue con el fin de fortalecernos, nos producirá una sensación muy desagradable y frustración, cuando en realidad lo que hicimos fue generar un valor inmenso como personas. Por último el reto es poder transitar en las etapas lo más rápido y tratando de sufrir lo menos posible. Para poder hacerlo, el proceso de aceptación y hacerse responsable del proceso mismo es indispensable, de lo contrario lo más seguro es que termines frustrado. No te desanimes, como lo he repetido en distintas ocasiones, esto es un trabajo de todos los días y poner nuestro mayor empeño. Verás que con trabajo y esfuerzo lograrás no sólo salir de tu zona de confort, sino expandirla, es decir, entrenar y poder hacer más grande tu zona, hasta alcanzar todas las herramientas necesarias para lograr tus metas.

Historia de un jefe tóxico

El antecedente

Algún día les contaré como lo perdí todo, bueno no todo afortunadamente, sólo mi patrimonio, pero hoy no vengo a contarles eso. Hoy les platicaré sobre una experiencia laboral que la mayoría ha padecido, muy desagradable, que es tener un jefe tóxico, y no solo eso, las consecuencias que pudieras considerar catastróficas, de alejarte de él, pues normalmente no lo permiten .

En el peor momento de mi negocio, un amigo me buscó para ofrecerme una oportunidad de trabajo en otra ciudad, él dejaba el puesto y me estaba recomendado con el director. Ante mi situación en mi negocio, que ya era insostenible, acudí a la entrevista, dicho sea de paso, en otra ciudad a 1,500 km de distancia. En un inicio hubo buena química con el director y coincidentemente mi perfil se adaptaba a las necesidades que buscaba la empresa. Me mudé de ciudad con toda mi familia para iniciar este nuevo proyecto de vida, donde los primeros 2 años fueron muy buenos, al día de hoy agradezco el haberlo tomado.

Después de 2 años la relación con mi exjefe comenzó a deteriorarse, me manipulaba a través de bonos y aumentos de sueldo, sin embargo la forma en la que trataba a su equipo (dentro de éste yo) no era adecuada, y lo más impresionante es que no te das cuenta que estás siendo manipulado, crees que es normal, pero en realidad no estas desarrollandote, ni mucho menos eres feliz con tu trabajo.

Recuerdo legar a la oficina y realmente amargarme el día sólo con saber que él estaba ahí. No todo era malo en la empresa, mi equipo de trabajo era otra cosa, y al día de hoy me respetan y me aprecian, así como yo a ellos. Mis iguales, hoy por hoy son de mis mejores amigos, así es que en retrospectiva y al final de cuentas salgo ganando, aunque en un principio no lo vi así.

El problema

Me contrataron a una posición de coordinador, y en 3 años me coloqué como subdirector de toda una área, adquirí mucha área de responsabilidad en la empresa y a mi jefe no le agradó del todo, otros directores querían que se me transfiriera a sus respectivas áreas. Mi exjefe es una persona que vino desde abajo para sobresalir, con una gran capacidad técnica, pero grandes oportunidades en cuanto a liderazgo y manejo de equipos. Todo empezó cuando en un lapso de 3 años duplicamos las ventas y el resultado de mi área, por alguna razón que hasta ahora no puedo descifrar, mi exjefe nunca se sintió parte de este logro, al contrario, buscaba como minimizarlo, sin darse cuenta que tenía la gran oportunidad de capitalizarlo, el era el líder de esa área. Comenzó a cuestionarlo todo, le encantaba tener el control y todo tenía que pasar por sus manos, claro que así no funcionan las cosas. El climax fue el día que en una reunión con el CEO dijo en la mesa que no se hacía responsable de las decisiones que tomaran sus subdirectores. Ahí fue cuando pedí hablar con él y expresarle lo que pensaba al respecto y obviamente él no estaba de acuerdo y no le agradó ara nada. Me pidió cambios en mi equipo para contratar gente afín a él y amigos personales; les encargó (Posteriormente lo supe) encontrar mis errores, como todos, pues nadie es perfecto y detectaron que el desperdicio de un material en la producción excedía el límite normal. Para mi satisfacción, tardo cerca de 8 meses en encontrar una falla. Además comenzó una campaña de difamación aludiendo a que yo tenía tratos con ese proveedor, cosa inexistente por supuesto. Pasaron 3 meses más que fueron un verdadero infierno, pero yo seguí ahí por una cuestión, la de limpiar mi nombre. Al final de esos 3 meses que se hicieron auditarías y demás, el resultado es que estaba limpio.

Mi decisión

Siempre lo he dicho: «El día que te levantes sin ganas de ir a tu trabajo, ese día renuncia». El momento había llegado, me presenté en la oficina de mi exjefe y dije: «Tu no quieres que yo esté aquí, y no estoy a gusto, lo mejor es terminar la relación laboral». Recuerdo perfectamente, ardió Troya, y literal, me dijo que no era mi decisión si me quedaba o no, eso él tenía que decidirlo junto con el CEO, y éste último no quería que yo saliera (Al día de hoy me tiene buena estima), enfatizo que estaba gritando a los 4 vientos furioso. Solamente le dije con una gran sonrisa, por supuesto que es mi decisión, pues es mi vida.

«El día que te levantes sin ganas de ir a tu trabajo, ese día renuncia»

Ese momento que recuerdo perfectamente estaba sintiéndome lleno de miedo, asustado, inseguro, muy vulnerable, angustiado y salí de su oficina temblando de coraje.

Dos días después fui a recibir mi finiquito, él cual era una burla, pero lo que en mi interior quería era comenzar de nuevo y realizarme. Y aquí no acaba la historia, al contrario se pone más interesante.

Un nuevo comienzo

No tardé mucho en encontrar trabajo y a los 2 meses ya estaba en proceso de integrarme a la empresa líder de mi sector a nivel nacional, que le interesaba abrir una plaza en donde vivo y me ofrecían el puesto de director. LLevé un largo proceso en donde me entrevistaron todo el consejo de administración, con buenos resultados, así que sólo quedaba la última etapa, un estudio socioecnómico y verificar mis referencias. Cómo todo profesional, les hice saber de mi relación con mi exjefe, así que no pidieron referencias con él, sino con los otros directores, quienes hablaron con la verdad y estaba todo listo.

Días antes de presentarme a firmar mi contrato, recibo una llamada de Recursos Humanos para informarme que mi exjefe se había comunicado para decirles que yo era una persona poco honesta. La directora de RRHH, me expone que aunque ya sabían del problema, mi exjefe había pintado un escenario muy desfavorable, pero la decisión no se había tomado aún, y el consejo dictaría la última palabra. En ese momento sentí arder por dentro, un coraje impresionante, mi esposa quería ir a su casa a reclamarle, pero lo tomé con calma, me tranquilicé y analicé la situación. Tarde que temprano iba a pasar eso, me dije, que mejor antes de entrar a la empresa, saben el antecedente y el resto de las referencias son buenas, si la empresa opta por hacerle caso a una persona con el objetivo claro de dañarme, esa empresa no es para mi.

Tardaron 2 semanas en tomar la decisión y optaron por contratarme, recuerdo lo que me dijo el director general, es momento que demuestres que tu exjefe está equivocado. Hoy les digo que llevo 2 años en esta empresa y ese episodio a quedado atrás. En una posición donde me reto todos los días, crezco y aprendo, no me había dado cuenta que estaba en mi zona de comfort y que estaba desperdiciando mi energía. Claro que me costó mucho aprender esto, fueron días complicados, momentos que uno no quiere volver a vivir, pero que te transforman. Aprendí a aceptar, a no guardar rencor y a dejar ir, a desear lo mejor y sobretodo a disfrutar de esta vida.

El rencuentro

Hace unos meses me encontré a mi exjefe en un restaurante, y me evitó, me huyó la mirada. Fue mi momento, fue darle una lección, fue cerrar ese episodio de mi vida. Me acerqué a él, lo saludé muy cordialmente, pregunté por su familia y como estaba, y le deseé lo mejor, mucho éxito y sobretodo que aprendiera de la experiencia. Me despedí como en antaño y salí con una gran sonrisa y sintiéndome orgulloso de quien soy y de quien me estoy convirtiendo.

Si quieres algunos consejos de cómo lidiar con un jefe tóxico visita

https://www.entrepreneur.com/article/324049

Aunque, en mi experiencia, no tienes por qué lidiar con un jefe tóxico, la mejor decisión que pude haber tomado fue la de renunciar, no hay que tenerle miedo a la incertidumbre. Cuando renuncié, mi terapista me hizo hacer una lista de mis fortalezas en estas áreas:

  • Experiencia
  • Preparación académica
  • Respaldo financiero
  • Relaciones Profesionales
  • Espiritualidad
  • Respaldo familiar

Al final me di cuenta del valor y del respaldo que tengo, busquen un lugar donde los valores de la empresa estén alineados a sus valores personales y donde el rumbo sea el mismo, no teman a perder un trabajo, no desperdicien su vida y su esfuerzo haciendo algo que no les gusta, algo que no disfrutan, animo…

Encuentra tu propósito de vida

Hoy hice mucha reflexión sobre la causa de llevar casi 30 años esforzándome por superarme y empezar a ver resultados hasta ahora. Haciendo memoria, descubrí cómo fue cambiando mi objetivo y propósito de vida. Cuando decidí meterme de lleno en esta aventura, estaba triste y deprimido, esperanzado en cumplir el objetivo más común de la humanidad “Ser Feliz”, por lo tanto mi primera conclusión fue eliminar esos sentimientos de tristeza y reemplazarlos por sentimientos felices, y para poder hacer eso analice las causas de mi depresión, que básicamente eran mis problemas, evidentemente los problemas no desaparecen, siempre van a existir, solo van cambiando, no están bajo nuestro control, por lo tanto esa lucha iba a ser una pelea sin sentido, entonces me sumergí en las emociones, las cuales si se pueden controlar, y aquí estuvo mi error, porque para mi, el control de la emoción, implicaba que podía desaparecer las sensaciones desagradables.

Lo intenté durante años con resultados muy pobres, no lograba desaparecer o cambiar mis emociones, por más meditación, pensamientos positivos, estar presente y cualquier otra técnica, las sensaciones ahí estaban. Sin embargo nunca claudiqué, insistí e investigué lo más que pude. Hace 2 años, en mi terapia, mi psicólogo me dijo que nunca iba a poder cambiar eso. Fue un golpe durísimo, esa batalla parecía sin sentido; al final me dijo: “Lo importante no es cambiar esa emoción, sino aceptarla, y poder seguir avanzando, que no te detenga”.

La estrategia

Lo que hice fue cambiar la estrategia, y ver la forma de aceptar tanto las situaciones, como las emociones y sensaciones que se producen. Y para mi lo más importante, tomar una acción. Que me sucedía antes, al aparecer la emoción enfocaba mi energía en cambiarla, por ejemplo si me sentía ansioso, hacía meditación, enfocaba mi mente en ser positivo, trataba de estar presente, bloqueaba pensamientos negativos, podía estar minutos u horas así, obviamente nunca iba a desaparecer la ansiedad. Ahora que hago, si estoy ansioso; primero medito, me ayuda a controlarme, pero no espero desaparezca la emoción, luego me enfoco en lo que depende de mi y puedo hacer para resolver lo que me está generando la ansiedad, y lo planteo de forma positiva, esto hace que por unos instantes me sienta mejor, pero ya sé que volverá la sensación de ansiedad, solo que cuando reaparece, no trato de bloquearla o pensar otra cosa, la reconozco, la acepto y sigo mi plan, no la alimento con malos pensamientos o expectativas negativas o positivas, simplemente se que está ahí, y sigo con mi vida. La emoción podrá reaparecer, y hago exactamente lo mismo. Me di cuenta que al final termino enfocando mi atención y energía no a la emoción sino a mi presente y a disfrutar lo que estoy viviendo y entonces el resultado es, que mi día, se define por un todo y no por una emoción que estuve intentando cambiar durante todo el día.

No es nada fácil, en mi caso, mi instinto automáticamente intenta enfocarse en las emociones, las alimenta, si bien con intenciones positivas, pero les presta atención. La clave es enfocar tu atención en acciones, no en las emociones, las acciones son el presente, lo que puedes hacer hoy en este momento e intenta disfrutar.

Acción

Otro error que cometía constantemente era depositar mi futuro en falsas esperanzas positivas. En el momento daba gran resultado, pero al final si el resultado no se daba, la sensación era 10 veces peor. Creía que solamente con ser positivo, todo iba a cambiar, eso no funciona así. Para mi el ser positivo va acompañado de acción y de aceptación, en el orden que gusten, pero siempre cuando algo sale mal, hay que aceptar el resultado y tomar una acción, aunque esta última sea no hacer nada. Esto es hacerte responsable de lo que sucede en tu vida, no puedes cambiar el pasado, y no dejes que tu pasado te defina, usa tu pasado como una mochila llena de herramientas para tomar acciones en el presente, con esperanza de que tu futuro será mejor. Y te anticipo, habrá ocasiones en que todo saldrá bien o mejor de lo que esperabas, y habrás otras que sucederá lo contrario, y ahí es donde te pruebas, y donde tienes que hacerlo de nuevo, Aceptar, Tomar acción y Tener fé que el resultado será mejor.

Último consejo, nunca desistas, insiste e insiste, valora cada mejoría, y verás que con el tiempo cuando mires hacia atrás, verás que te conviertes cada día en una mejor versión de ti.

La clave es enfocar tu atención en acciones, no en las emociones, e insistir

Ahora mi propósito de vida cambió, ya no es ser felíz, simplemente es: «Ser una mejor persona conforme avanzo en mi vida, cada vez que mire hacia atrás sentirme orgulloso de quien soy, en quien me he convertido. Ser un ejemplo de bien y valor agregado al mundo.»

Todo va a pasar

Hoy en esta cuarentena, y que después de tanto tiempo de encierro, podemos perder la esperanza, sentirnos deprimidos, ademas es el momento ideal para que aparezcan nuestros demonios, déjenme les digo algo, todo va pasar, todo es temporal, es bien dicho que no hay mal que dure 100 años, sin embargo, también aplica cuando cosas buenas te pasan. Es decir la vida no es blanco o negro, está llena de matices grises, a veces más tirándole a negro y otros más claros, pero al final gris. Como hemos visto antes, la clave es aceptar esos grises e intentar aprender de ellos y si se puede disfrutarlo. Pero no me quiero desviar, el tema que me trajo hoy a escribir es que todo va a pasar.

Todo va a pasar

Si hacemos un poco de memoria de momentos desagradables, la gran mayoría siempre fueron mucho menos complejos y complicado de lo que nos habíamos imaginado. Nos cuesta trabajo recordar los momentos que nos hacen revivir momentos complejos, pero intenten hacerlo y verán, siempre imaginamos lo peor, nos estresamos, nos preparamos, desperdiciamos nuestro valioso tiempo y energía en preocuparnos por lo que pensamos va a pasar, y luego no pasa o es mucho menos intenso de lo que imaginamos, para que tanto estrés. En lo personal me sucede muy seguido, mi mente totalmente enfocada en el posible resultado (ademas normalmente con perspectiva negativa), nos enseñaron a esperar el peor, de esta forma cuando se da el resultado, casi siempre es más positivo de lo que creíamos, pues nos sentimos bien. Un ejemplo, en la escuela seguro tenían un compañero que siempre pensaba iba a reprobar y al contrario siempre sacaba 10. Bueno aparte de que eso cae muy mal, siempre pensamos que era pura mentira que creían que iban a reprobar, bueno, la realidad es que si pensaban en que iban a reprobar, qué tal la contraparte aquel que no estudiaba, y si al final pasaba, era una gran victoria. Seguro aquel compañero irresponsable era mucho más feliz. No piensen que el fin es recomendar la irresponsabilidad, de ninguna manera, pero sí que seamos más objetivos con nuestra realidad, seamos esos que viven en la zona gris y disfruten. No caigamos en el error de vivir en la zona negra deseando estar en la zona blanca. Nuestra mente esta entrenada para eso y hay que desaprender, así que disfrutemos de todo lo que nos pasa en el día, y si es algo negativo o produce emociones desagradables, recuerden también va a pasar.

Todo va a pasar #ActitudPositiva

No seas tan exigente contigo

Que complicado es cumplir esta premisa en estos tiempos de tanta competitividad, tengo 2 hijos y el batallar diario en la escuela es la competencia de quien es mejor, quien tiene más, quien puede más, etc. Así crecí yo, asumiendo erroneamente que mis logros me representan, que eres lo que tienes, por lo tanto el día que no logras una meta, sientes que tu día no fue suficiente, te reprochas y te exiges cada vez más. Lo peor de este asunto es que cuando logras tus metas la satisfacción y esa sensación de éxito dura el tiempo que tarda tu mente en establecer el siguiente reto. Que triste es vivir así, luchando y esforzándote cada instante por segundos o minutos de alegría. Me dirán, que la meta no es el fin, sino el camino, y que puedes disfrutar de ese camino, y es correcto, siempre y cuando tu y solo tu hayas establecido ese camino y no sea tu entorno o lo que otros esperan de ti quienes establecen tus metas. En estos días tan globalizados y que estamos inmersos en ideas de éxito muy distintas y donde valoramos más que cualquier otra cosa los bienes tangibles resulta muy difícil alinear nuestras metas personales con las del mundo globalizado y nos hacen creer que si no lo hacemos así fracasaremos.

«Así crecí yo, asumiendo erroneamente que mis logros me representan»

Tus metas claras

La clave es tener claro tus metas alineadas a tus intereses personales, una vez que tengas esto, busca donde puedes empatar esos intereses en esta sociedad. Aquí viene un parte aguas, ya que muchas personas que no encajen se harán a un lado, no es fácil, te van a criticar, en el mejor de los casos, en otros te harán sentir culpable, te llamarán egoísta, etc. No te enfoques en lo que el mundo espera, enfócate en lo que tu quieres, plantea metas alcanzables, no analices demás ni te exijas la perfección, no te exijas metas que no puedas cumplir, no te exijas un 10 para sacar 9, si puedes sacar nueve exígete un 9 y saca 9, si puedes un 10, exígete 10. No hagas un plan de vida basado en la frustración. No serás menos, ni mediocre, eso es lo que nos han querido inculcar, no todos tenemos que ser Michael Jordan o Steve Jobs, establece tus sueños de una forma retadora y alcanzable y trabaja por esos sueños, pero que sean tuyos. Hazte responsable de tus metas.

Les platico la historia de mi primer carro. Mi padre siempre me dijo que aunque pudiera darme carro, no me lo iba a regalar, que tenía que trabajar para poder compararme el mio, así que trabajé durante 3 años por ese objetivo. El día que me lo entregaron fui feliz; las primeras semanas lo disfruté al máximo, después de unos días, la excitación bajó, hasta que vi un nuevo vehículo que me gustaba más. Y comenzaron otros 3 años de trabajo enfocado en eso. Lo peor, el día que lo obtuve, tuve una reunión con mis compañeros de generación de la Universidad (Muy competitiva por cierto), y yo ilusionado estaba seguro que mi carro era el más lujoso, y no fue así. No pude difrutar ni un segundo de la reunión, mi enfoque estaba en otra cosa, que triste. Pues ese es el resultado de exigirte lograr tus metas basados en ideales ajenos a lo que realmente buscas. Tu vida se vuelve una espira de ambición sin sentido.

Ahora es diferente mi objetivo de vida es :

«Ser una mejor persona conforme avanzo en mi vida, cada vez que mire hacia atrás sentirme orgulloso de quien soy, en quien me he convertido. Ser un ejemplo de bien y valor agregado al mundo. Transmitir todas mis experiencias de vida para ayudar.»

Y lo estoy cumpliendo, y disfruto cada día, independientemente del resultado del día en el trabajo, en mi casa, con mis amigos; si al final soy una mejor versión de mi en comparación del día anterior, ya es un logro. Y si no es así, me duermo ansioso de que sea otro día para intentarlo.

Les dejo un video con 5 pasos para no ser tan duro contigo mismo.

Simplemente Hazlo

Sólo hazlo

Hoy decidí escribir sobre este tema debido a que una persona en FB me hizo una pregunta sobre cómo aplicar todas las herramientas que promuevo. Literalmente me dice: todo lo que hablas suena muy bonito, pero el mundo funciona de otra manera, es realmente difícil aplicar en la vida real el pensamiento positivo, la meditación, y en un mundo de fantasía tal vez funciona, pero la realidad es muy diferente. Pues déjenme les digo que también he tenido mis momentos difíciles , y es ahí donde se pone a prueba todo lo aprendido. Pues esta persona me pregunta ¿Cómo le hago?, para aceptar, valorarme, superarme, etc.

Dentro de mi busqueda a esa respuesta desde que tenía cerca de 14 años de edad y comencé en esta aventura de sentirme mejor, encontré un sin número de elementos de autoayuda, posteriormente conforme el Internet se volvió más común, evidentemente había demasiada información, pero siempre al final me encontraba con una pared. Recuerdo mucho la frase la felicidad no es un destino, es un camino y hay que disfrutar todos los días de él. Cuando oyes esa frase en un día que te está llevando el carajo, tu primer pregunta es ¡Cómo le hago para disfrutar?. Pues en una de tantas conferencias que asistía en esos ayeres, un conferencista me recomendó el libro El poder del ahora de https://eckharttolle.com/ . Dentro de este libro y como todos hay cosas que me parecen muy valiosas y otras muy tendenciosas, pero no hablaré de eso. Hablaré de la frase «SIMPLEMENTE HAZLO» , que viene al final, pudiera parecer absurda, simplista y sin sentido. En mi caso me generó mucha reflexión, y aunque al principio fue más un «inténtalo», no claudiqué, insistí, a la fecha llevo más de 10 años y esa frase me la repito todos los días.

«Acepta tus emociones», ¿Cómo le hago?, simplemente hazlo y acéptalas, sé el observador, no juzgues, ¿Cómo le hago?, sólo hazlo y no juzgues, cuando aparezca ese pensamiento, no te enfoques en él, no le prestes atención, no lo alimentes, simplemente enfoca tu atención en el sentimiento, no en el pensamiento, y posteriormente en la acción, que es lo más importante. Al principio percibes que nada cambia, pero con el paso del tiempo te vas dando cuenta del gran cambio, que ya no es tan difícil, eso te motiva y creces. Cómo todo es probable que recaigas, pero ahí radica la clave de la perseverancia, de la fuerza de voluntad, de la insistencia, a esto yo le llamo Mantenimiento Emocional

La clave es dar ese primer paso que es tan difícil, es romper ese bloqueo mental que no nos permite dar ese gran importante paso. Repite: “Solo hazlo”, no lo pienses mucho, no lo analices y actúa. Muchas veces el detenernos a analizar las consecuencias de lo que vamos a hacer nos paraliza, sobreanalizamos cada situación y no actuamos, lo más importante es intentar, hazlo, toma acción y toma las riendas de tu vida.

Una ayuda es la regla de los de lo 5 segundos, para evitar postergar esas decisiones. Cuando hacemos reflexión, en nuestro interior sabemos que es lo qué hay que hacer, pero la mayoría de las veces el miedo nos paraliza, aquí es donde tenemos que poner toda nuestra fuerza de voluntad y tomar acción esperando el mejor resultado, así que simplemente hazlo.

En verdad reflexionen «Sólo Hazlo», y verán que pasos pequeños en la dirección adecuada culminan en un gran viaje cuyo destino son nuestras metas. No decaigan.

Cómo procesar situaciones difíciles

Hoy me sucedió algo que quiero compartir. Fue un día muy productivo, en el trabajo, en mi casa, mis hijos, mi esposa, me siento bien. Las cosas fluyeron, sin embargo hace 15 minutos recibí un e-mail con una situación a resolver (Problema). Son de esos correos que no quieres recibir, que no esperas y menos un día como hoy. La primera emoción que siento es de ansiedad, trato de controlar y posteriormente siento miedo. La respuesta natural e inmediata sería contestar el correo para atacar el problema e intentar resolver la situación lo más rápido posible. Sin embargo hago todo lo contrario, respiro, me meto a bañar tratando de no enfocar mi atención en el problema, lo cual es verdaderamente difícil. Una vez bañado pienso cual es la mejor forma de atacar el problema, consulto algunas personas y ya tranquilo respondo el correo, desconozco si el resultado será el que espero. Sin embargo me siento muy satisfecho y orgulloso de no caer en la vertiginosidad del asunto a resolver. Estoy siendo un espectador. Las emociones no desaparecen ahí están, pero me enfoco en otra cosa, por ejemplo en esto que estoy escribiendo, y cuando termine enfocaré en mi familia y cuidar de mis hijos. Me comprometí a jugar con mi hijo y debo cumplir.

La clave en días así es no juzgar ni dejar que este evento no deseado defina tu día. No podemos dejar que nuestras emociones se resuman a un sólo evento, aplica tanto si es positivo o negativo, ya que todo es pasajero y temporal, como escribí en otro post

Hoy estoy muy contento porque logré hacer esto después de mucho intentos. Quiero que sepan que el camino no es fácil, la clave es intentar e intentar, y sobretodo celebrar los pequeños triunfos como este, así que hoy dormiré muy felíz, independientemente de lo que suceda con ese correo.

Recuerda Vive y Acepta.

A %d blogueros les gusta esto: